Presentación: De Común Sentido

14 febrero, 2009

El común sentido que comparten los autores de este blog por el uso del sentido común en el diseño de reglas legales, es el punto de partida de una iniciativa que promueve reglas de convivencia social que guarden un equilibrio entre el objetivo público que persiguen y los derechos individuales que afectan: un balance entre respeto a los demás y libertad individual.

El sentido común al que hacemos referencia es aquél que propone reglas basadas en criterios compartidos de eficiencia, equidad, y practicidad. En vez de reglas complejas, sin respaldo técnico, ni el necesario análisis costo-beneficio, que en la práctica se traducen en un marco impredecible que muchas veces ni siquiera puede aplicarse.

Estas reglas son en (gran) parte la causa de la informalidad en la que vivimos, aunque muchas veces se atribuya a una “cuestión cultural”. Ellas no son parte de la solución, sino del problema. Y mientras no salgamos de este círculo vicioso, no tendremos un desarrollo sostenible.

En Decomunsentido pretendemos generar una corriente de opinión crítica de las reglas que complican nuestra convivencia social. A la vez que apoyamos decididamente todas aquellas iniciativas que aportan valor a la organización entre peruanos: así de simple.

El blog contará con entradas sobre temas específicos con opiniones individuales y en algunas ocasiones, cuando algún tema así lo amerite, no se descarta el debate entre los autores del blog, que, aunque comparten un enfoque y metodología, no siempre tienen la misma opinión sobre temas concretos. Asimismo, “rebotaremos” algunas noticias u opiniones de otras fuentes cuando estén relacionados con la línea de análisis que desarrolla Decomúnsentido.

Este es un espacio abierto. Las opiniones, coincidentes y discrepantes, así como la crítica, serán siempre bienvenidas. Sólo pedimos que el común sentido sea el sentido común.

Nuestro Equipo

  • Andrés Calderón López (Lima, Perú, 1985)

Hace unos años terminé la carrera de Derecho en la U. Católica, trabajo en INDECOPI viendo temas de Derecho de la Competencia y he tenido la oportunidad de dictar algunas clases universitarias en la misma materia. Sin embargo, hace más de 10 años que vengo diciendo que quiero ser periodista.

Si no fuera por la visión multidisciplinaria que me brindaron algunos cursos universitarios, profesores y amigos, hubiera dejado el Derecho mucho tiempo atrás. El análisis de la racionalidad de las conductas humanas y, sobre todo, del impacto de las decisiones e intervenciones estatales me atrajo tanto al Derecho, que en algún momento dejó de ser mi hobby y pasó a ser mi profesión.

Hace 5 años que vengo escribiendo una tesis sobre el impacto (negativo) de algunas intervenciones estatales en la defensa de la competencia, y tengo una visión positiva hacia la economía de mercado que, dicho sea de paso, decepciona a mi padre. Él es “rojazo”, respeto sus ideas, admiro varias, aunque no comparto la mayoría. Tal vez mi sobrino, “Bambú”, pueda reivindicar los impulsos políticos de izquierda de mi padre, que lo acompañaron desde la universidad.

Me gusta mucho escribir y según mi familia, amigos y “exs”, me gusta más discutir. En este blog habrá algo de ambas cosas y pretendo alcanzar 2 más: aprender de sus comentarios y sentir que me estoy acercando a mi vocación periodística.

¡Aguante la libertad de expresión!

  • Fernando Cáceres Freyre (Lima, Perú, 1977)

Soy abogado pero mi mayor pasión son las conductas humanas. Me gusta entenderlas, crear reglas para regularlas, y transmitir mi opinión sobre ellas. Por eso me gusta la psicología, la sociología, el derecho, la economía, y sobre todo las comunicaciones.

Hace algunos años tenía un blog y eventualmente también publicaba en periódicos. Tras algunos, decidí retomar esta apasionante costumbre de la mano de Luca, Mario y Andrés, tres amigos que -más allá de coincidir o discrepar conmigo- comparten una misma pasión: promover reglas de convivencia entre peruanos que tengan sentido común.

Mi experiencia profesional incluye INDECOPI, el Instituto Libertad y Democracia – ILD, la Presidencia del Consejo de Ministros, el International Development Research Centre de Canadá, y el sector privado…

¡Pura vida y buena vibra para todos!

  • Luis Carlos Adrianzén Rodríguez (Lima, Perú, 1974)

Crecí en un hogar en el que la lógica económica me fue transmitida de manera permanente por mi padre, quien antes de inculcarme creer en dioses u obligarme a ser hincha del Muni, me enseñó a creer en el mercado. El combo estuvo completo con la influencia que mi madre tuvo para que me interesara por las letras y el arte. Lo de la religión no lo logró, felizmente. En el fondo, lo que soy ahora viene en gran parte marcado por estas influencias.

Estudié Derecho en la Universidad Católica por mi afinidad con las letras, la lógica y… porque no daba para los números a nivel de Facultad –seamos sinceros-. Sin embargo, orienté mi práctica profesional desde un inicio a temas que tuvieran relación con el funcionamiento del mercado. Es así que gran parte de mi experiencia profesional se ha dado en el Indecopi, donde he podido acercarme profesionalmente a asuntos relacionados con la libre competencia, el sistema concursal, el sistema de protección al consumidor, etc. He tenido, además, periodos de ejercicio profesional en el sector privado (Andersen Legal, Rodrigo, Elìas & Medrano, Abogados) básicamente ligados a esos temas.

El desarrollo de este blog es para mí un hobbie. Como lo es la música, el teatro, el cine o la literatura. Lo hago porque me divierte. Y también porque creo que podemos representar un aporte a la reflexión que esperamos lograr con relación a la razonabilidad, la lógica, la proporcionalidad y, básicamente, con el sentido común que deben estar detrás de cualquier tipo de regulación. Pienso que el eventual éxito de este blog estará marcado por las reflexiones y cuestionamientos que generen sus entradas y rebotes, reacciones de nuestros lectores que seguramente no tendrán un común sentido, pero que sí esperamos estén llenas de sentido común.

  • Mario Zúñiga Palomino (Lima, Perú, 1978)

Desde chico pensé que era un negado para los números… y quizás lo sigo pensando. No obstante ello, en la Facultad de Derecho, y también debido a que tuve la suerte de trabajar varios casos de libre competencia (tanto desde el sector privado como público), y con amigos como José Juan Haro, Alvaro Díaz Bedregal y el propio Luis Carlos que supieron enseñarme, comencé a tomar interés por en Análisis Económico del Derecho (AED) y la Economía.

Posteriormente, en el ILD tuve oportunidad de verificar como en el Perú y en muchos otros países, la complejidad y la innecesaria ubicuidad del sistema legal eran una barrera para la lucha contra la pobreza. Trabajar casi un año en un país como Albania ―que sigue sintiendo los efectos del comunismo radical instaurado por el tirano Enver Hoxha por más de 40 años― me permitió comprobar los perniciosos efectos del colectivismo, especialmente cuando viene de la mano de un marcado autoritarismo.

Políticamente me ubico más hacia la derecha del libre mercado y de la democracia aunque no me identifico con lo tradicionalmente se denomina “derecha” (muchas veces impregnada de conservadurismo, intolerancia y mercantilismo). Probablemente por el enfoque desregulador de mis opiniones en este blog pensarán que soy un “libertario”, “neoliberal” o “liberal radical” aunque, si me fuerzan, prefería definirme como un “liberal clásico”… pero bueno, ya se darán cuenta en función de los posts.

Además de la regulación sin sentido (para criticarla y, si está a mi alcance, eliminarla), me interesa: la música, el cine, la literatura (hay que leer otras cosas que no sean Derecho o Economía), el fútbol y la cocina. Me apasiona enseñar (lo poco que sé) y viajar.

Anuncios