El Ministerio de la Mujer critica la “política racista” de las funerarias

El Ministerio de la Mujer ha criticado la política de contratación de las funerarias, pues considera que el hecho de que solo personas negras carguen los ataúdes es una clara muestra de discriminación. Se enviado incluso una carta a dichos negocios, cuyo texto pueden consultar aquí.

¿Les parece que tiene sentido el reclamo del ministerio? ¿la intervención del ministerio en este caso favorecerá a algún grupo racial discriminado?

10 respuestas a El Ministerio de la Mujer critica la “política racista” de las funerarias

  1. Mario Zúñiga dice:

    Las funerarias se han defendido afirmando que son los clientes los que piden que los cargadores sean de raza negra: http://elcomercio.pe/noticia/480553/funerarias-niegan-racistas-contratar-cargadores-afroperuanos

    Curioso pedido, ya que se trata de un aspecto que no guarda relación con la calidad del servicio.

    ¿Será que algunos limeños se sienten más “distinguidos” con cargadores de color?

    Saludos,

    Mario

  2. Antonio dice:

    La actuación del MINDES es, para variar, una estupidez en toda regla. Mas allá de despilfarrar fondos públicos en una causa por demás bizarra, el argumento utilizado carece de sustento y la solución planteada sólo afecta a los supuestos discriminados.

    De acuerdo con la carta del MINDES que enlazas, se pide a las funerarias que boten a algunas de las personas de raza negra, “los discriminados”, de sus trabajos y se contrate a personas de otras razas. Es decir, en aras de luchar contra la discriminación, algunos discriminados, que no han pedido ser defendidos, se quedan sin trabajo. No me defiendas compadre deberían decir.

    Por otro lado, el MINDES cree ver aquí a una actuación de las funerarias, ahora sabemos que no son sólo las funerarias, sino terceros que se dedican de proveerles el servicio de cargamuertos. Lo curioso es que el propiertario de una de las empresas de cargadores más importante es también de raza negra. Lógicamente debe estar aluciando con esta acusación, se acusa al hombre de color de ser racista por contratar a personas de su misma raza para realizar determinada actividad. Y si fuera propietario de un restaurante de comida chinchana el MINDES diría lo mismo.

    Existen decenas de actividades que son realizadas únicamente por personas de determinada raza, por ejemplo en varios restaurantes japoneses en Lima todos los que atienden son japoneses. Pero el MINDES entiende que no es vergonzante ser mozo, camarero o cocinero de un restaurante y sí cargador de muertos. En realidad más discriminador parece ser el propio MINDES.

    • Mario Zúñiga dice:

      Antonio,

      Gracias por tu comentario, totalmente de acuerdo. Es un buen punto además el que levantas respecto de las preferencias de contratación en otros mercados.

      Por eso la regulación laboral no tiene mucho sentido cuando dice que “la diferenciación puede basarse en causas objetivas”. En realidad a veces las preferencias del público o del propio empresario (que busca crear un efecto en el consumidor) llevan a que se prefiera a ciertos grupos por causas que no son objetivas, pero que a mi parecer si son atendibles: las anfitrionas deben ser las mujeres más altas y delgadas; los mozos de un restaurant tipo “Manos Morenas” podrían ser negros, etc. En el tema racial, además, puede haber una especie de política de “clan” que no tendría por qué ser cuestionada: contrato con quienes más confío que pueden ser mis familiares o paisanos.

      Saludos,

      Mario

  3. Luis Carlos dice:

    Varios apuntes:

    – Mario, empecemos por llamar las cosas por su nombre, pues no conozco gente “de color”, sino negra, blanca, indígena, etc, si es que de razas hablamos. Decir que son “de color” suena a no querer decirles negros porque asumimos que es discriminatorio u ofensivo, cuando no lo es en modo alguno.

    – Tampoco simpatizo con lo de raza “afroperuana” porque bajo esa lógica también podremos hablar de los “europeruanos” como una raza y eso dudo que exista.

    – Sobre el asunto en sí, diría que en el Perú hay una asunción general de normalidad en una serie de prácticas discriminatorias de herencia colonial, que no sólo son cotidianas sino que son asumidas como normales tanto por discriminadores como por discriminados.

    – Este caso particular me parece interesante porque, en efecto, desde un punto de vista práctico e inmediato, esta “defensa” termina por poner en riesgo su empleo actual, pero a largo plazo pienso que sí es rescatable llamar la atención de la sociedad en general sobre el asunto, y quizás en 20 años la demanda de servicios funerarios y otros no tengan como factor de elección la raza de los trabajadores.

    Saludos,

    Luis Carlos

    • Mario Zúñiga dice:

      Luca,

      Tampoco soy muy partidario de los eufemismos (como verás en el texto del post uso el término “personas negras”), de hecho muchos amigos y conocidos negros me han dicho que les suena tonto usar “moreno” o “afroperuano” y prefieren el “negro” a secas. Pero ojo que también hay muchas personas a las que el término “negro” les molesta (a ver anda al Bronx a decirle a un zambo “nigger”… te matan broder!!), así que por respeto a veces no estaría mal usar otros términos más “políticamente correctos”. Dependerá del público o interlocutor y del contexto.

      Pero yendo al tema de fondo: creo que estás de acuerdo en que en el corto plazo la medida no tiene sentido y hasta podría perjudicar a un grupo que más bien tiene dificultades en los mercados laborales.

      Entonces, cabe analizar si la medida puede ser educativa en el largo plazo. Puede ser, pero para tal caso mejor que se adopte una política educativa integral contra el racismo (como enseña Becker, el que discrimina es sancionado por el mercado, pierde oportunidades) y no una medida aislada contra el negocio de las funerarias ni contra los cargadores que han encontrado un nicho de trabajo.

      Saludos,

      Mario

  4. Luis Carlos dice:

    Se me quedaba en el tintero una especie de conclusión: No creo que competa regular el asunto a través del Estado, ni poner cuotas raciales para contratación de personal, tampoco, no creo que sea la forma de combatir el racismo.
    Lo rescatable del asunto es que lo que en el fondo terminas por lanzarle al mercado como mensaje y es el hacer evidente y notorio que esta oferta existe porque el peruano así lo quiere. Y si bien la demanda existe y es triste – al menos para mi-, llamar la atención sobre ello es también una forma de educar hacia futuro.

  5. Mario Zúñiga dice:

    Lundu (sí, la ONG del “negro mama”) se ha pronunciado sobre el tema: http://peru21.pe/noticia/481197/piden-que-cargar-feretros-no-sea-exclusivo-afros

    Como bien dijo Antonio, los cargadores deben estar diciendo: “No me defiendas compadre”.

    Saludos,

    Mario

  6. Gracias por el aporte estimado Chuto!!

    Un abrazo,

  7. Luis Carlos dice:

    El artículo de Choledad Privada está muy recomendable. Denle una leída.
    Si no lo entienden (porke no vayan a ser negros que piensan hasta las 12), les pueden dar dos leídas.
    Cholsaludos,
    LC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: